MACRO DEL DÍA: Máquina para hacer pasta fresca.

Esta es ya la última semana del taller de Food Photography y Still Life que estoy realizando con Luisa Morón, así que he querido dedicar mis Macro a un utensilio de cocina muy usado en los hogares italianos heredado de mi querida madre: la máquina de hacer pasta fresca.




En mi casa se comía pasta prácticamente todos los días, generalmente pasta seca comprada en el súper pero era muy frecuente hacer pasta fresca en casa, sobretodo los fines de semana. Era un momento de reunión familiar porque tanto mi hermano como yo ayudábamos a mi madre a pasar la masa por la máquina para primero alisarla y luego cortarla y darle formas. Hacíamos lasagna, tagliatelle, tagliorini (para la sopa de pollo), ravioli, tortellini, etc. Tengo que precisar que tanto el relleno para la pasta elaborado con carne fresca como la conserva de tomate eran caseros. 



La máquina se compone de cuatro piezas: la máquina en sí, la cabecera para cortar, la manivela y el gancho para sujetar la máquina a la mesa. Las mesas de la cocina, generalmente de madera, venían con un falso cajón que en realidad era una tabla que se sacaba de la mesa para usarla a la hora de hacer la pasta. La rueda que veis en detalle en la foto de aquí abajo sirve para ajustar el espacio entre los dos rulos que alisan la masa que al principio tiene un grosor de un dedo hasta que se queda como una hoja para luego pasar a cortarla o bien dejarla en láminas.







Esta máquina de hacer pasta tendrá seguramente más de cuarenta años y está completamente intacta y funcionando como el primer día. No lo recuerdo seguro, pero es posible que fuera regalo de boda, preguntaré a mi hermano a ver si lo sabe. Me la traje hace ya unos años de casa de mis padres en su caja original, algo destrozada por el paso del tiempo pero que me da pena tirar ya que es un recuerdo que me une a mi infancia y a mi vida familiar.


Con Sofia la hemos usado ya unas veces para hacer pasta y un postre típico de Carnaval, le chiacchere o frappe. Deberíamos darle más uso, la pasta hecha en casa y comida en el día tiene un sabor único y la puedes acompañar con un montón de salsas, no sólo con ragù es decir salsa boloñesa. Y si sobrase, no hay problema, se puede congelar y echar directamente al agua en cualquier momento.

¿¿Habéis probado alguna vez pasta fresca hecha en casa?? ¿¿Os gusta la pasta?? Y qué marca compráis??

Con estas Macro participo a la Fiesta de todo los JUEVES de NIKA VINTAGE, pasados por su blog para ver que Macro nos proponen las otras participantes y recordar que podéis participar si queréis, tenéis tiempo hasta el domingo para enlazaros al blog de Nika. Qué tengáis un muy FELIZ JUEVES.



Besines XXX.

Comentarios

  1. Que preciosidad! Estas piezas, son para siempre, las fabricaban para que duraran, tiene un diseño super cuidado, me encanta el sentido de la estetica de antes!!
    Geniales fotos!!
    Muchos besos!
    Nika

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego Nika, los materiales y la manufactura no tienen nada que ver con los de ahora, las cosas no duran nada. besos

      Eliminar
  2. Me encanta la pasta!!! Y justo por eso me compré una má1quina para hacerla en casa...pero no me acaba de convencer...tal vez podrias decirme cual es el secreto para hacerla en casa.: harina y huevo,no??\
    Ojalá me pudieras ayudar.\
    Unas fotos chulisimas!!! Y que bien se conserva la m\'e1quina!!! Un tesoro!!\
    Besitos}

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sofie, te mando la receta por privado y te la publicaré aquí también. El secreto está en el tipo de harina. besos

      Eliminar
  3. Me gusta muchísimo la pasta pero nunca la he hecho en casa la masa. Seguro que a ti te sale buenisima.
    Las fotos un primor ;)
    Bsos
    Leo

    ResponderEliminar
  4. Ohhh que maravilla de máquina, encima de herencia. Supongo que cada vez que la sacas de caja concinas también para el corazón: "soul food to go".
    Bonitas fotos
    Pi

    ResponderEliminar
  5. Siempre me ha parecido muy difícil hacer pasta con esta maquinita tan fascinante, creo que se me rompería todo. Bonitas fotos. Un abrazo
    Palmira (Cosas de Palmichula)

    ResponderEliminar
  6. Esta linda la maquinita con el brillo que tiene se ve lista para la foto y para usarse.

    ResponderEliminar
  7. Como nos gusta traernos cosas de la casa de nuestros padres, su presencia nos los recordaran siempre.Preciosa la maquina de hacer pasta y preciosas las fotos. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  9. me encanta la pasta fresca, y esa máquina es preciosa!
    quedarán unos platos espectaculares!
    un abrazo
    Lucía

    ResponderEliminar
  10. Me encanta la pasta y nunca la he hecho en casa. Evidentemente voy a tener que arreglar eso. Sólo ver la máquina me ha entrado hambre. Felicidades por el post. Me ha gustado mucho. Bss

    ResponderEliminar
  11. Que rica la pasta fresca hecha en casa!!, he hecho alguna vez raviolis, pero sin maquina. Imagino que con la maquina quedarán mucho mejor, bss!

    ResponderEliminar
  12. Me encanta la pasta fresca hecha en casa: tuve un noviete italiano que me demostraba frecuentemente que no hay comparación...
    Ideales tus macros y explicaciones sobre esa máquina con aspecto tan vintage ^-^

    ResponderEliminar
  13. Que si me gusta la pasta? ME ENCANTA!!! Ñam, ñam! Y tu máquina está muy jóven, des de luego! Parece nueva :P

    ResponderEliminar
  14. Nos encanta la pasta fresca,aunque no tenemos máquina! La tuya tiene un diseño muy bonito que perdurará en el tiempo!
    Las fotos son preciosas María y muy bien explicado todo!
    Buen domingo y besos de las dos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Déjame aquí una notita.

Entradas populares